Tú lo que necesitas son fans (II)

¿Cómo convertir a tus lectores en fans? 

Si has leído la primera parte de este artículo ya sabes que necesitas darles contenidos específicos, basados en lo que quieren y necesitan. Así conseguirás, además, ir varios pasos por delante de otros que escriben sobre los mismos temas que tú. 

Seguro que ya has hecho tu labor de investigación y que conoces a fondo a tus potenciales fans (virtuales y reales), pero si aún no has trabajado su ficha de superfan, te recomiendo que lo hagas ahora, antes de seguir adelante. La puedes encontrar aquí. 

Ahora, vamos a avanzar más en la buena dirección. 

"Tienes que ponerte donde hay"

Hace unos años estaba yo intentando animar a una amiga muy querida, recién divorciada, a que retomase su vida amorosa. 

Como muchas personas que han roto con su pareja, no tenía ni ganas ni ánimos de ponerse a buscar otra. ¡Si no sabía ni por donde empezar! Un sábado que había quedado con ella, iba yo escuchando una entrevista sobre rupturas sentimentales y el entrevistado, un psicólogo simpatiquísimo dijo: “Ya lo decía mi abuela: para encontrar, tienes que ponerte donde hay”. 

La frase me pareció tan graciosa que se me quedó grabada porque encierra una gran verdad: tenemos que buscar lo que necesitamos donde está. Y a muchos escritores esto no les parece tan obvio. 

Ponte donde están tus fans
Tienes que estar donde están tus fans . ¡Ponte donde hay!

He trabajado con autores enfadados porque, aunque habían publicado un libro estupendo, lleno de buenas ideas, los lectores no se daban por aludidos y no mostraban ningún interés por comprarlo y leerlo. 

Mi primera pregunta es: ¿qué lectores? (porque te sorprenderías de la cantidad de escritores que siguen creyendo que cualquiera es su lector). 

La segunda, claro, es: ¿Y dónde los has buscado?, oscilando las respuestas entre: “¿es que los tengo que buscar?” a “un poco por aquí y por alla. Facebook y eso. Ya sabes, las redes sociales”. 

¡Y luego se sorprenden de que su libro pase desapercibido! Están buscando lectores donde no están, ni estarán nunca. Son arqueros desperdiciando las flechas disparando al cielo. 

No puedo escribir sin lectores. Es como besar; no puedo hacerlo solo.

¿Sabes dónde están tus fans?

Si sabes dónde están tus lectores ideales, tus fans, es fácil poner tu libro allí, hacer que lo vean y que se interesen por él, pero esto que parece elemental se le escapa a muchos escritores. 

Si han escrito una maravillosa guía sobre el Canadá más ecológico y respetuoso con la naturaleza, ¿por qué buscan lectores entre los fanáticos del turismo de bajo coste a los que solo les importa ahorrarse unos euros? 

¿O por qué se empeñan en promocionar su libro de coaching para superar rupturas sentimentales en foros de familia? Son familias, están juntos. Puede que quieran tu libro en un futuro, pero ahora no son tus fans. 

“Ponerse donde hay” es imprescindible para que tu libro llegue a quienes están deseando leerlo. Y créeme: hay mucha gente que necesita de tu sabiduría y experiencia, pero os tenéis que encontrar mutuamente. 

3 estrategias para encontrar a tus fans

Para situar tu libro ante tus fans, hay tres estrategias que puedes aplicar: redes sociales, relacionarte con las personas apropiadas y usar la publicidad. 

No son las únicas, claro, y aquí hay todo el espacio del mundo para ser creativo y original. 

¿Sabías que un tipo tan famosísimo y millonario como James Patterson (que acaba de publicar una novela al alimón con Bill Clinton) paga de su bolsillo anuncios de sus libros en las marquesinas de los autobuses? Pues si a él no se le caen los anillos a la hora de dar un impulso a su trabajo, a ti tampoco. 

Busca en las redes sociales

No sólo en los grupos de lectores o profesionales que ya has identificado en el paso anterior. Ve un poco más allá e investiga qué blogs y qué revistas leen, qué les interesa, a quién siguen en las redes. Presta especial atención a Instagram porque en esta red se combina lo personal con lo profesional y aprenderás un montón sobre tus lectores ideales. 

Lo importante es que analices las redes con una mente abierta y que hagas una lista con los lugares que más frecuentan tus fans. Ahí es donde vas a poner el foco a la hora de promocionar tu libro. 

¿A quién admiran y siguen tus fans?

Si conoces bien tu mercado, seguro que puedes identificar a las personas más influyentes en el mismo. ¿Quiénes son los emprendedores, coaches, blogueros, consultores o especialistas que más resuenan? Identifícalos y usa su influencia en tu favor: 

1. Ofréceles una colaboración o guest-posting

Pero, ¡ojo! que no se trata de escribir por escribir. Ofrecerte para este tipo de colaboraciones se parece mucho a preparar una propuesta editorial para tu libro y no se hace a la ligera. 

Estudia sus publicaciones, los temas sobre los que escriben y el estilo con que lo hacen, trata de encajar en su línea editorial sin dejar de ser tu mismo y, sobre todo, ofréceles tu mejor trabajo. Tienes que demostrar lo buenísimo que eres en tu campo. 

2. Regálales una copia de tu libro

Sin pedirles nada a cambio. No estás solicitando una reseña o un comentario en Amazon, sino agradeciendo su contribución al sector que interesa a tus lectores. 

Puedes estar seguros de que la mayoría de estas personas relevantes mencionarán tu libro a sus seguidores. 

Invierte en tu libro

No necesitas tener un presupuesto promocional enorme para darte a conocer y hacerte notar.

Cuando trabajo con un autor el plan de marketing de su libro, invertimos más tiempo y trabajo que dinero, pero, a veces, hacer una inversión en publicidad es necesario y rentable. 

Si tienes poca base de seguidores y vas a publicar tu primer libro, un empujoncillo en forma de publicidad no te vendrá mal. 

Lo importante aquí es el presupuesto: asigna una pequeña cantidad y ajústate a ella. Puede que tu campaña publicitaria no funcione tan bien como esperabas y no quiero que, además, te hayas dejado una fortuna. Para publicar tu libro también se aplica la máxima: “equivócate rápido y barato”. 

Puedes publicitar tu libro on y offline.

1. Publicidad online

Usa los anuncios de Facebook, Google, Linkedin o Instagram (dependiendo de dónde se mueva más tu superfan). 

Lo importante aquí es usar palabras clave basadas en lo que has visto, leído y escuchado en las redes y comunidades donde estén presentes tus fans y diseñar una campaña específica para ellos. 

Publicidad para encontrar a tus fans
También puedes encontrar a tus fans en los medios offline

2. ¿Y los anuncios convencionales?

La publicidad offline es cara.

Dicho esto, puedes investigar si las publicaciones de tu sector tienen opciones económicas o intentar contribuir con un artículo propio. 

Si quieres ofrecerte a escribir para las revistas de tu nicho, recuerda lo que te he comentado a la hora de planear un guest-posting: todo lo que sea publicar fuera de tu web o tus redes hay que trabajarlo como una propuesta editorial. 

Este es un tema complejo, pero te haré tres sugerencias

  1. Averigua el nombre del editor o de la persona a la que diriges tu propuesta. Nada “estimados señores”, por favor. 
  2. Acompaña tu propuesta con enlaces a tu mejor post, pero no envíes tu artículo terminado. Si no les encaja, habrás desperdiciado un tiempo que necesitas para promocionar tu libro. 
  3. Si aceptan tu colaboración, tienes que darlo todo en ese artículo. Piensa en la visibilidad y la experiencia que conseguirás. 

Para que estas acciones sean eficaces, lo más importante es conocer bien a tus fans y buscarlos allí donde están. Hazte notar, deja que te conozcan y háblales de tu libro (sin llegar a los extremos de Paco Umbral). Pronto entenderás que este trabajo tiene buenas recompensas en términos de visibilidad y ventas ¡y hasta puede ser divertido! 

Si estás escribiendo un libro y necesitas un poco de apoyo para elaborar el plan de marketing, puedo ayudarte.

¿Por qué no me escribes y hablamos?

Y, por supuesto, podemos compartir comentarios y vernos en las redes sociales y, así aprendemos todos. 

¿Sabes de alguien que pueda necesitar este artículo? Recomiéndaselo, por favor. 

Imágenes cortesía de Unsplash y Pexels. 

Deja un comentario