Tú lo que necesitas son fans (I)

¡Qué tiempos aquellos en que, si conseguías que una editorial publicase tu libro, bastaba con sentarte a esperar a que tus lectores lo encontrasen! Eran los buenos y viejos tiempos anteriores a la publicación independiente; los tiempos cuando no necesitabas tener fans.

Ahora, todo ha cambiado. No eres sólo escritor sino especialista en marketing, vendedor de libros y, sobre todo, un seductor de lectores, porque estos ya no son personas pasivas, que esperan a ver qué les ofrecen las editoriales.

Los lectores actuales no buscan solo que el tema del libro les interese; también tienen que sentirse atraídos por el autor. Tus lectores tienen que ser tus fans

Convierte a tus lectores en fans
Convierte a los curiosos en lectores y a los lectores en tus fans

Lectores y fans

Escribir y publicar un libro es un principio estupendo que no está al alcance de todo el mundo, pero te queda camino por recorrer si quieres que tu libro llegue a buen puerto. Para empezar, tienes que lograr que los lectores lo descubran y lo compren, porque, sin lectores, tu libro no existe.

Tienes que encontrar a quien quiera leerte y si crees que te vale cualquiera con dinero en el bolsillo, te vas a llevar un chasco. Ni tu libro ni tú vais a gustar a todo el mundo e intentar complacer a la mayoría es un ejercicio agotador que no te va a llevar a ningún lado. 

Asúmelo: hay gente que no querrá tu libro ni aunque se lo des gratis. No hay nada malo en él ni en ti; es solo que esa gente no son tu público. Yo no leo novela erótica o romántica y aunque me regalen las obras completas de Megan Maxwell con un lazo, no las quiero. Megan tiene miles de fans y sus libros se venden como churros. pero yo no soy – ni seré nunca – una de ellos.

Sin lectores tu libro no existe, pero no todo el mundo querrá leerte. Necesitas transformar a tus lectores en fans.

Lo que te propongo es que, en lugar de pretender gustar a todo el mundo, te concentres en quienes sí quieren leerte. Son esas personas que, si les das lo que necesitan, comprarán todo (o casi todo) lo que publiques, porque habrás conseguido atraerlas, conectar con ellas y convertirlas en tus fans

Para lograrlo tienes que hacer de esa tarea de atracción y conexión  un hábito, tan arraigado como el de escribir cada día. Los libros de no ficción escritos de espaldas a la audiencia no triunfan. 

Si quieres que el libro vaya bien, tendrás que planificarlo a fondo y escribir pensando en tus fans. Creo que estas son las dos condiciones básicas para que un libro de no ficción tenga éxito. 

¿Empezamos hablando de quiénes son tus fans y cómo encontrarlos? 

¿Fans? No. Mejor aún: superfans
Tus fans: encantados de haber encontrado el libro que necesitaban y estaban buscando

Identifica y encuentra a tus fans

¿Cómo quieres que sean tus lectores?

Estoy segura de que vas responder: “de la clase que compra mis libros, me lee con entusiasmo y le encanta lo que hago.” 

Esas personas son lo que yo llamo tus superfans. No son lectores corrientes que más o menos están de acuerdo con tus teorías; son  esos a quienes lo que escribes les cambia la vida y a quienes les aportas tanto valor (en conocimientos, estrategias, paz mental, diversión…) que leen cuanto escribes y te recomiendan a sus amigos.

Todos queremos tener esa clase de fans, y así es como puedes encontrarlos: 

Imagínalo y descríbelo

Tu audiencia es un solo lector. He descubierto que, a veces, ayuda elegir a una sola persona (real o imaginaria) y escribir para ella.

¿Quién es tu lector ideal? 

Necesitas imaginártelo con todo lujo de detalles: todo lo que le gusta o le desagrada, qué libros se compra, dónde y cuánto se gasta, qué busca en un libro como el tuyo…cuanto más datos puedas aportar sobre tu superfan, mejor. 

¿Cómo lo puedes hacer? Creando una ficha de lector (la misma que los novelistas crean para sus personajes) y, para que te sea más fácil, aquí tienes una que te ayudará a saberlo todo de él.

¿Cuándo tienes que crear el perfil de tu superfan? Cuanto antes, mejor. Yo te recomiendo que lo hagas antes de empezar a escribir, mientras trabajas el esquema de tu libro. Así te aseguras de escribirlo para él. 

En el mundo real

Tener un superfan imaginario es como tener un novio imaginario: te resuelve la papeleta en la cena de navidad, pero no basta, así que vas a tener que salir a buscar a tus fans en la vida real. 

Se trata de que busques en foros, grupos online, clubs de lectura…allí donde se te ocurra que podría estar la gente interesada en leer tu libro, pero ¡cuidado! que no has salido a intentar “colocárselo”. No te precipites.

Limítate a establecer contacto, a ver de qué habla, cómo y con quién y a participar en las conversaciones. Más adelante, cuando ya te hayas establecido, podrás preguntar lo que necesitas saber: qué le preocupa, qué espera de un libro como el tuyo, cuánto pagaría por él o cómo cree que podrías ayudarle. 

El futuro de la edición es conectar con los lectores y saber lo que quieren

Ajusta, ajusta

En cuanto sepas qué esperan tus fans de tu libro podrás hacer los ajustes necesarios. 

A veces, hay que cambiar de orientación (si vas a escribir un libro de jardinería y descubres que lo que tus lectores quieren saber es cómo tener un huerto en la terraza) y otras bastará con pequeñas modificaciones (como incluir un capítulo sobre el cultivo de plantas aromáticas).

¿Te das cuenta ahora de por qué es tan importante “trabajar” a tu superfan desde el principio? Si sabes lo que quiere, no tendrás que rescribir el libro, sólo hacer los cambios necesarios en el esquema inicial. 

¿Cuántos fans necesitas?
El tamaño (de tu audiencia) importa si a ti te importa. Define bien tus objetivos

¿El tamaño importa?

Leas lo que leas en los blogs de los gurús de las redes sociales, una mayor audiencia no significa que tu libro vaya a triunfar. En edición, más audiencia no implica necesariamente más ventas. Todo depende del tema de tu libro, de tu enfoque. 

Volviendo al ejemplo anterior, un libro de jardinería, así en general, tendrá una mayor audiencia potencial, pero también tiene que competir con muchos otros. Si te especializas en jardinería urbana, no tendrás tantos posibles lectores, pero quizá te lo compre más gente, porque están buscando la información específica que les das en tu libro. Y si te centras en el cultivo de la lechuga en azoteas tendrás a unos pocos “lechugófilos” dispuestos a leer todo lo que publiques.

El tamaño de tu audiencia dependerá de las necesidades de tus lectores y de tus objetivos. Por suerte, al escribir no ficción puedes abordar el mismo tema con enfoques diferentes (más generales o más concretos) y adaptarlo a tus objetivos de marketing y ventas.  

Transformar a los curiosos en lectores y a los lectores en fans es una de las mejores estrategias que puedes aplicar como autor independiente (o como bloguero). Es verdad que requiere algo de organización, dedicación y tiempo, pero los beneficios son muy interesantes, así que ¡anímate a pensar en tu superfan! 

¿Quieres preguntarme algo sobre este tema? ¿Te apetece contarme qué has descubierto sobre tus fans al trabajar su perfil? Puedes hacerlo en los comentarios o en las redes sociales; así aprendemos todos.  

Y si conoces a alguien a quien le pueda venir bien este artículo, no dudes en compartirlo. 

Fotos: cortesía de Unsplash y Pexels. 

3 comentarios en “Tú lo que necesitas son fans (I)

  1. Yo me he convertido en superfan tuya. Me encanta lo que cuentas y cómo lo cuentas. Gracias por aportar tantísimo valor.
    Y escribe! Qué bien que hagas un curso de escritura… A mí me encantaría ponerte a escribir. Algún día. 😘

    • Eres un tesoro y para mí es un orgullo tenerte entre mis amigas escritoras. Pasearé “Lejos en mí” por Marbella porque se lo voy a regalar a mi hermana pequeña. En cuanto lo leí, supe que era un libro con una destinataria.
      Ya verás, pronto me encontrarás por sorpresa en tus Pinxtopotecreoescribo, porque lo tengo en mi lista de pendientes.
      Un beso enorme.

Deja un comentario