Orden, caos y creatividad en el oficio de escribir

Hace unos días cayó en mis manos una entrevista al pintor Antonio López. Es un hombre muy interesante, pero lo que me llamó la atención fueron las fotografías escogidas para ilustrar el texto: botes repletos de pinceles sucios, telas arrinconadas unas sobre otras, trapos llenos de barniz…el fotógrafo parecía empeñado en mostrar solo la parte caótica del proceso creativo del artista. 

Para la iconografía popular, el artista es inseparable del caos creativo. Pocas veces vemos una mesa de escritor con cuartillas pulcramente apiladas y lápices ordenados. Lo que sí vemos son montañas de libros rebosando los estantes y otros sobre la mesa, de los que sobresalen las lenguas de colores de los marcapáginas. Y ceniceros llenos de colillas. Y hasta vasos de whisky olvidados. 

¿El escritor necesita del caos para escribir? 

Necesitas orden para escribir, no caos
La creatividad no puede sobrevivir en el caos

Orden, caos y creatividad

La creatividad no puede sobrevivir en el caos.

El verdadero escritor, el profesional, necesita orden interior y exterior si quiere crear textos que merezcan la pena. Y esto, que es verdad para todos los escritores, lo es aún más para los escritores de no ficción. 

Un novelista puede arrastrar a sus lectores por un bosque de tramas; si es ingenioso y conoce su oficio, será capaz de sacarlos de allí y ponerlos en el buen camino otra vez. Como ensayista, sin embargo, no puedes arriesgarte a perder a tus lectores en una maraña de ideas confusas porque en tus textos no hay nada más importante que la verdad y la claridad. 

Los lectores son impacientes. Cuentan contigo para entender un concepto, para aplicar un sistema o para adquirir conocimiento y si no transmites tus ideas con orden y claridad, no les interesas como autor. Los textos liosos, incoherentes e ilógicos no tienen cabida en la no ficción.

La importancia de la seguridad

Todo artista necesita sentirse seguro y en el caos no hay seguridad.

Durante mucho tiempo yo también me creí el mito del artista bohemio y apasionado: un Ernest Hemingway escribiendo de madrugada, inspirado por una musa empapada en alcohol. O un frenético Jackson Pollock derrochando pintura en sus telas, las paredes y su piel, como si todas fueran una única superficie. La verdadera naturaleza del arte es el caos y sin él no hay pasión, solo oficio. 

Pero la realidad es muy diferente. Sin orden, sin una estructura, la creación se vuelve imposible. Un día escribes 10 páginas y al siguiente ninguna. Saltas de un tema a otro y cualquier idea que cruza por tu mente acaba en el papel. Sin orden no hay reflexión; y para escribir bien tienes que aprender a parar y a pensar.

Julia Cameron lo explica en el imprescindible El camino del artista: sin un espacio limpio y despejado, sin unos hábitos de vida saludables (físicos y mentales), sin orden en tus finanzas y en tus relaciones, ¿cuándo y cómo podrás escribir? 

No te estoy pidiendo que te conviertas en abstemio, vigoréxico u obsesivo compulsivo. Es en los comportamientos extremos donde el caos muestra su fea cara; bastará con que aprendas a valorar la clase de seguridad que a ti te ayuda a escribir mejor. 

¿Orden o caos? Para escribr, siempre orden
Busca el orden y controla el caos - deja que la Musa se acerque a tus escritos.

Escucha el consejo de Steven Pressfield, autor de La guerra del arte (otro libro de lectura necesaria para cualquiera que quiera ganarse la vida escribiendo):  “El profesional […] tiene una misión. No puede tolerar el desorden. Tiene que eliminar el caos de su mundo para poder eliminarlo de su mente. Tiene que tener la alfombra aspirada y el pasillo barrido para que, cuando la Musa entre, no se manche el vestido”.

Destierra el caos de tu vida profesional y da la bienvenida al orden y a la seguridad. Tu creatividad te lo agradecerá. 

¿Qué clase de escritor eres tú? 

Ya seas impulsivo y desorganizado u ordenado y preciso, me gustaría saber si tu forma de ser y trabajar te ayuda a escribir mejor y aprender de tu experiencia con el caos y el orden creativos. 

Puedes dejarme un comentario o encontrarnos en las redes sociales. Y, si quieres, puedes compartir este artículo.

4 comentarios en “Orden, caos y creatividad en el oficio de escribir

  1. Hola María, excelente artículo. Me encanta pasarme por aquí.

    Yo me siento identificada con lo del orden. Yo no puedo escribir en mi casa si no está ordenada y limpia. Siento que no me fluyen las ideas y estoy más concentrada en lo que hay que arreglar en casa que en la hoja a escribir. Me pasa lo mismo con el cabello, jaja, necesito tenerlo recogido o tampoco puedo escribir con tanta fluidez.

    Un abrazo y sigue escribiendo.

    • Hola, Lu:

      Muchas gracias. Me encantan tus comentarios porque me reafirman en que los escritores, en el fondo, nos parecemos. Somos una gran tribu de personas con un talento (con un don, si quieres llamarlo así) aunque no todos sepan reconocerlo enseguida.
      A mí me pasa lo mismo. Si hay desorden (aunque sea en otra habitación) lo siento. No lo veo, pero no me hace falta. Hay como una “energía rara” que me intranquiliza. Y es que el orden exterior refleja una mente en forma y organizada, ¿verdad?
      Un abrazo, Lu.

  2. Totalmente de acuerdo contigo. Siempre, en todos mis trabajos anteriores y ahora con la escritura, dejo el escritorio ordenado y limpio por la tarde. Es como dar el cierre al trabajo del día. Mesa ordenada = mente ordenada en mi caso. Así funciono mejor y lo recomiendo.

    • Hola, Pilar:
      Me alegro de que tú también estés de acuerdo con que el orden es necesario para escribir bien. Ya estoy un poco cansada de esa imagen de escritor desorganizado, al que parece que el trabajo solo le cunde si está enterrado hasta la nariz en papeles y libros. ¡Si supieras las casas que he visto de escritores de relumbrón! Verdaderos laberintos de libros y carpetas por el suelo, estantes combados por el peso, libros apilados de cualquier manera (con lo que sufren, los pobres, si no están bien colocados)…yo no podría trabajar así, ni creo que sea buena idea decir a los escritores novatos que así es como se hace. Así que gracias por apoyarme en mi “cruzada a favor del orden interno y externo” :).

      Y no quiero que se me olvide decirte que me gusta mucho tu iniciativa del “bien decir”. Sería estupendo si todos pusiésemos un poco más de amor en la forma en que nos comunicamos.

Deja un comentario