Engancha a tu audiencia usando el tono perfecto

El tono es el tercer componente de los “clásicos básicos” para escribir un libro que entusiasme a tus lectores. 

Después de la voz y el estilo, el tono es otro de esos conceptos sobre los que corren ríos de tinta en los libros de escritura creativa. Yo voy a explicártelo de una manera sencilla, para que puedas incorporarlo desde ya a todo lo que escribas. 

Con el tono comunicas tus sentimientos
Con el tono transmites tus sentimientos, tu visión acerca del tema del libro,

¿Qué es el tono?

Con el tono transmites a tus lectores tu actitud, lo que sientes acerca del tema de tu libro tu “filosofía” acerca del mismo.

El tono es descriptivo, y por eso siempre lo trabajamos a partir de adjetivos: profesional, cercano, irónico, deprimente, compasivo. Te pongo unos ejemplos

Hay emprendedores que están hartos de los libros de empresa supertécnicos, de las hojas excel y de los flujos de caja. Sí, son necesarios, pero ¿hay que explicarlos con ese tono tan prepotente y aburrido? Danielle Laporte y Jennifer Lee piensan que no.

  • Laporte es la autora de The Fire Starter Sessions, un libro para emprendedores con un componente espiritual. Su tono es tan cercano que tienes la sensación de que te está contando los secretos de su empresa.  ¿Cuál es su filosofía? Que la empatía también es parte de los negocios. 
  • Lee, por su parte, tiene un espíritu juguetón que transmite al tono con que se comunica con sus lectores y que impacta en el diseño y la promoción de sus libros y productos. Echad un vistazo a The Right Brain Business Plan y veréis de lo que hablo. ¿Cuál es su actitud? Que una empresa puede ser eficaz sin ser aburrida. 

Cuando uno está en armonía consigo mismo, su tono es de una agradable firmeza

Peter Hoeg - The Quiet Girl Tweet

¿Para qué sirve el tono?

Sobre todo para conectar con tus lectores, con sus emociones y conseguir transmitirles tus ideas con eficacia. 

Supón que has escrito un libro sobre cómo superar un divorcio. El tono que le des te acercará a ciertos lectores y te alejará de otros. Si te decantas por un tono compasivo, te leerán personas a las que el divorcio les haya pillado por sorpresa, tengan las emociones a flor de piel y busquen consuelo y comprensión.

Pero si lo titulas: Tu casa, tu coche y tu cuenta del banco son ahora míos: diez maneras en que el divorcio te hará más feliz y le das un tono mordaz, el libro atraerá a otro tipo muy diferente de lectores, ¿verdad? 

Como ves, el tono afecta no solo a la manera en que abordas el tema del libro, sino que va a guiar la estructura de la obra, al título e incluso al diseño del libro (¿Te imaginas 50 Sombras de Grey con una portada en rosa pastel?), así que podemos decir que el tono sirve también para dar coherencia a todo el manuscrito. 

¿Significa eso que tienes que elegir un único tono y mantenerlo a lo largo de todo el libro? ¡Para nada! En tu libro sobre el divorcio puedes usar un tono muy comprensivo en la introducción (“Yo también he pasado por esto, así que puedo ayudarte”) y otro más legal y técnico en el capítulo sobre el reparto de bienes. 

Siempre que sea coherente con tu visión del tema, algo de variedad tonal dará vida a tu manuscrito. 

Piensa en tu lector para acertar con el tono
Si quieres acertar con el tono, piensa en cómo quieres hablarle a tu lector

Algunos consejos para acertar con el tono

  • Escribe para tu lector. ¿Qué quieres que sienta? ¿Qué esperas que aprenda? Elige tus palabras pensando en quién las va a leer y, en general, huye de los términos rimbombantes o del lenguaje corporativo. La sencillez siempre es mejor idea. 
  • Si buscas un tono conversacional, utiliza el tú o el usted. Dirígete a tu lector como si lo tuvieras delante. Pero si lo que quieres es transmitir comprensión y apoyo, usar la primera persona del plural dará a tus textos ese tono compasivo que buscas, porque te incluye en la experiencia del lector. 
  • ¿Buscas un tono reflexivo y calmado? Las frases subordinadas son tu opción para ralentizar el ritmo. ¿Necesitas trasmitir decisión y entusiasmo? Emplea frases cortas para conseguir un tono enérgico. Aquí tengo que prevenirte contra el uso alocado del punto y seguido. Es lo que yo llamo “puntuar con escopeta”. Frases cortas, sí. Pero no tanto. No “dispares” al lector. Guarda el arma. 
  • ¿Quieres que tu lector se ponga manos a la obra ya mismo? Nada mejor que usar el imperativo para conseguir ese tono activo y de premura. 

Dos tonos a evitar

Cuando eres un experto en tu tema, la tentación de escribir desde el paternalismo o la presunción es muy grande. Al fin y al cabo, tú lo sabes todo sobre blockchain, mindfulness, la dieta Paleo o cómo escribir no ficción y tus lectores no tanto.

Sin embargo, adoptar cualquiera de esos dos tonos es mala idea, porque te enfrentan al lector. 

  • El paternalismo aparece cuando das a entender que tú sabes algo que tus lectores ignoran y que eso te coloca en un nivel superior, como si los miraras por encima del hombro. A nadie nos gusta que nos traten como a unos pobres ignorantes, así que, cuando escribas, muestra a tus lectores el máximo respeto. Se trata de que compartas con ellos tus ideas, no de que los alecciones. 
  • La presunción significa suponer que sabes lo que tu audiencia siente o piensa. Se manifiesta en frases como: “esto te pasa porque eres un vago” o “Si no tomaras tanto café dormirías mejor”. Tú no sabes si tu lector es adicto a la cafeína o vive tirado en el sofá. La presunción te aleja de tus lectores, así que procura adoptar un tono más tentativo: “Quizá no se  esfuerce lo suficiente” o “¿Podrías estar tomando demasiado café y eso te impide dormir?”

Con lo que cuesta conectar con los lectores, no la fastidiemos usando un tono inapropiado.

El tono puede ayudarte a que los lectores se enamoren de tus libros. ¿Cuál te define a ti? ¿Ya has pensado cuál quieres usar en tu próximo post o libro? Me lo puedes contar en los comentarios. 

Ya sabes: si compartimos, aprendemos todos, así que si conoces a alguien a quien le pueda interesar este artículo, por favor, házselo llegar. 

Fotos: Pexels y Unsplash

2 comentarios en “Engancha a tu audiencia usando el tono perfecto

  1. ¡Me ha encantado tu artículo!, que comparto plenamente. Me gusta tu tono (je, je) y, en general tu blog y tu presentación misma. Un acierto, incluso el diseño, que me encanta también. Enhorabuena, María. ¡Te seguiré! 🙂

    • Hola, Javier:

      Muchas gracias. Sigo trabajando en el diseño (que espero que sea sorprendente en unas semanas), pero lo que no cambia es el contenido. Quiero conseguir que los hablantes y escribientes respeten nuestro idioma, aprendan a usarlo con corrección y entiendan que lo sencillo es preciso y correcto.
      Agradecí encontrar tu blog porque no hay mucha gente peleando porque la jerga administrativa deje de ser una cueva oscura e incomprensible y se adapte a las necesidades del ciudadano, así que ¡felicidades! En lo que esté en mi mano, apoyo tu proyecto al ciento por ciento.
      Un abrazo. Sigamos luchando por este rico y bello idioma nuestro.

Deja un comentario