10 sugerencias para ser un escritor saludable

¿Te consideras un escritor saludable? ¿Qué haces para cuidarte mientras estás trabajando en tu empresa y tu libro? 

La mayoría de los escritores no prestamos mucha atención a nuestro bienestar. ¡Qué levante la mano el que se pasa horas delante del portátil, come en el escritorio, duerme poquísimo y no ha aparecido por el gimnasio desde que apuntó! 

Esto de escribir requiere esfuerzo y para dar lo mejor de ti mismo tienes que estar en buena forma física y mental. Desde luego, no vas a terminar ese libro si te sientes agotado, sin energía, abrumado o incapaz de concentrarte en tu trabajo.  Entonces, ¿por qué no intentas ser un escritor más saludable y adquirir algunos buenos hábitos que te ayudarán a ser más productivo y a escribir mejor? 

Yo soy la primera culpable de llegar al mes de junio hecha unos zorros y más que justa de energía. En mi caso es una combinación de malos hábitos de sueño y alimentación y un tornado de dispersión que me ha tenido dando vueltas y malgastando tiempo y esfuerzo en tareas idiotas que no me han llevado a ninguna parte, pero al menos, me he dado cuenta a tiempo. 

Por eso quiero compartir contigo algunas recomendaciones para ser un escritor más saludable y, por lo tanto, más relajado y feliz. 

Te aseguro que funcionan y que son fáciles de aplicar. A estas alturas ya nos vamos conociendo y sabes que me gustan las cosas básicas y sin complicaciones, así que ¡anímate a probarlas! 

Cuidar de la salud de nuestro cuerpo es una obligación. Si no, no podremos mantener nuestra mente fuerte y clara.

Pon más salud en tu vida

1. Descansa

¿Eres de los que escriben en cualquier momento y de los que estrujan al máximo sus momentos de inspiración? Si es así, seguro que tus ratos de descanso son pocos e irregulares. 

Mi primera recomendación es que fijes tus horas de trabajo y que intentes no escribir fuera de ellas. Yo he reducido a la mitad mis horas de trabajo (dos diarias de lunes a viernes y cuatro los fines de semana). Así me aseguro de disponer de tiempo libre para leer, pasear o tocarme las narices, que también es muy sano. 

Si quieres ser un escritor saludable, no puedes estar dando pedales todo el tiempo. Te aseguro que, si descansas, tu rendimiento irá a mejor. 

El escritor saludable duerme bien
Cortesía Pexels

2. Duerme cuanto necesites

Y eso es la cantidad exacta de horas para sentirte despejado y bien. Napoleón y Margaret Thatcher se arreglaban con cuatro,Mariel Hemingway recomienda más de nueve o diez, pero tú sabes las que necesitas. 

Crea tu rutina y vete a dormir a una hora decente, levántate siempre a la misma hora, apaga tus chismes electrónicos un rato antes de irte a dormir y (aunque esto no va a ser muy popular) el lugar del móvil no es al lado de tu cama. Déjalo fuera de la habitación para tener una mejor calidad de sueño. 

3. Estírate

Cada cierto tiempo, mientras estés trabajando, dedica unos minutos a estirar la espalda, el cuello y las cervicales con unos movimientos sencillos (como estos) y no te olvides de estirar también las manos

Aprovecha estos instantes para alejarte de la pantalla y descansar un poco la vista y repite los ejercicios cuando termines tus horas de trabajo. 

Estiramientos en dos momentos, por tanto: mientras trabajas y, siempre, cuando termines. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán. 

El escritor saludable bebe agua

4. Bebe agua

Yo no podría vivir sin café: me despierta por la mañana y me ayuda a superar el bajón de las cuatro de la tarde. Tampoco pienso renunciar nunca a mi ocasional cerveza o copa de vino tinto, pero no solo de café y de alcohol vive el escritor. 

De hecho, demasiado de ambos produce deshidratación y esta, cansancio y dolores musculares. Ten siempre a tu lado una botella de cristal (no de plástico) llena de agua y bebe mientras trabajas. Te sentirás mejor. 

5. Pónte un horario

Esto te sonará raro si lo tuyo es la creatividad impulsiva y trabajas como un maníaco cuando te sientes inspirado – y sólo entonces. Yo, sin embargo, estoy convencida de que una rutina de trabajo sensata espolea la creatividad  y por eso te sugiero que te pongas un horario aceptable de trabajo (3 o 4 horas al día solo para escribir está más que bien) y lo cumplas a rajatabla. Así te aseguras tu producción diaria y tiempo para descansar y vivir un poco. 

Muchas veces me paso tres horas sentado sin que se me ocurra nada, pero sé una cosa: si me viene una idea entre las nueve y las doce, allí me encontrará, listo y dispuesto.

6. Trabaja con música

La música reduce la ansiedad y el estrés y una mente en calma está abierta, receptiva y es mucho más creativa. Muchos grandes escritores lo saben y escriben rodeados de música. Otros, por el contrario, necesitan silencio absoluto. 

Te propongo que intentes escribir con música instrumental (la vocal puede distraerte) suave durante una semana, observando si mejora tu concentración y tu creatividad. Si es así, bienvenido al club de los escritores musicales. 

¿Mi sugerencia? El jazz suave es perfecto para escribir. 

Al escritor saludable le gusta trabajar con música
Foto: Mark Solarski en Unsplash

7. Haz ejercicio

Treinta minutos al día, no te pido mas. Sal a dar un paseo, muévete un poco, vete al gimnasio o apúntate a uno online (es mi opción preferida). Te pasas un montón de horas sentado y eso no es bueno para tus huesos ni tus músculos. 

Y siéntante bien a menos que quieras acabar con la espalda hecha polvo. Por experiencia te lo digo. 

8. Invierte en una buena silla

Para pasar un rato navegando por Internet, vale cualquier cosa, pero para trabajar durante horas necesitas una buena silla. Invierte en una de oficina y colócala a la altura correcta. 

Asegúrate de que la distancia a tu escritorio es la apropiada y no dudes en añadirle un soporte lumbar o un cojín si te duele la espalda. 

Y, por supuesto, levántate cada cierto tiempo para reactivar la circulación en piernas y pies. 

El escritor saludable come bien

9. Come bien

Cuando los plazos de entrega apremian o estás trabajando en un capítulo que funciona de maravilla, las tentaciones de comer cualquier cosas mientras sigues escribiendo son grandes. No cedas a ellas. 

Comer mientras trabajas no es saludable: no tienes conciencia de las cantidades que ingieres, comes más deprisa, tragas aire y no tienes la sensación de haber parado ni descansado ni siquiera un momento. 

Tampoco es buena idea basar tu alimentación en comida preparada o rápida por muy práctica que te pueda parecer. La comida de verdad es nutritiva y te suministrará el caudal de energía limpia que necesitas para seguir escribiendo. 

No te saltes comidas porque estés hasta el pelo de trabajo. Tu libro no va a ir a ninguna parte aunque lo dejes ahí durante media hora y tu salud te lo agradecerá. 

10. Escribe a diario (y en un diario)

Llevar un diario de escritor es una de las mejores herramientas que conozco para mantenerte cuerdo y centrado mientras escribes tu libro. 

La escritura como terapia es un remedio antiguo y sabio que te ayudará a conectar con tu objetivo y a despejar el camino que conduce a él. 

Además es una buena manera de controlar el estrés (Pilar Navarro Colorado dice que es una forma de meditación) y te ayudará a mantener la rutina si, por cualquier motivo, tienes que dejar de trabajar en tu libro. Si has seguido escribiendo en tu diario, volver al libro te costará muchísimo menos. 

A mi me gusta escribir unas líneas por la noche, para reflexionar sobre cómo ha ido el día y el proyecto en el que estoy trabajando, pero otros autores son devotos de las “páginas matutinas”. Prueba y adopta el momento que te vaya mejor.  

Me libero de todo cuando escribo. Mis penas desaparecen y mi valor renace.

Estos son unos consejos básicos para ser un escritor más saludable, sencillos y que cualquiera puede poner en práctica. ¿Por qué no aprovechas el verano y el cambio de ritmo para hacer algunos cambios en tus hábitos de salud? 

Piensa en tu cuerpo y tu mente como tus instrumentos de trabajo y cuida de ellos para que puedas usarlos, bien afinados, durante toda tu vida.

¿Cómo cuidas de ti mismo y de tu salud mientras escribes? ¿Tienes alguna rutina que te funciona de maravilla y nos la quieres contar? 

Ya sabes que, si compartimos, aprendemos todos, así que, si quieres, puedes dejarme un comentario con tus estrategias para ser un escritor saludable. 

Y si crees que este artículo  le puede venir bien a alguien más, te agradezco que lo recomiendes.  

2 comentarios en “10 sugerencias para ser un escritor saludable

  1. ¡Hola, María!
    Hace un año empecé con un dietista: fuera leche y cerveza y comer de una manera mucho más lógica. Resultado de 10, que mantengo sin esfuerzo.
    Yo necesito hacer deporte a primera hora, así que voy al gym y después me siento delante del ordenador con otra energía, despierta, fuerte de cuerpo y mente.
    Lo que más me sigue costando es crear la rutina frente al pc, soy escritora musical impulsiva. Jaja, me encanta.
    Feliz viernes y ánimo con el step! Yo seguía a una entrenadora estupenda: Elena Malova. Por si quieres echar un vistazo a sus videos ponepilas. 😘

    • Esto de tenerte entre mis amigos virtuales es de lo más inspirador, Itzi. Ayer fui a mi primera sesión con mi coach de nutrición y, por primera vez en meses, me siento con más energía y eso influye enormemente en la calidad de mi trabajo, en mi actitud, en mi humor y en todo. Me gusta mucho tu estilo de vida: ejercicio a primera hora para tener más energía, pero, sí, intenta ser constante con el trabajo. Que eres una escritora profesional y tienes que dar ejemplo, jajajaja.

Deja un comentario